cijntcintillotcintilloicintilloy

FLYERCORORRmemorias sep-01 2cátedra federicon octubre-01

Fuentes históricas para la enseñanza de la historia II

 VICIOS-DE-LA-ENSENANZA-DE-LA-HISTORIA

Las creaciones humanas propician el uso de fuentes alternativas a lo escrito, por ejemplo, sirven como fuentes históricas las artes, la oralidad, las literatura, la exposiciones de los museos, los monumentos memorables, los mapas antiguos e históricos[1]; videos, sonidos, producciones de medios de comunicación interactivos, audiovisuales e impresos, imágenes, iconos, iconografías, infografías, etc.

Todas como fuentes ameritan una lectura crítica, porque en ellas es posible hallar la historicidad de los sujetos sociales que las produjeron. Son herramientas útiles al momento de formular nuevas estrategias y recursos para el aprendizaje de la historia.

Fuera de los archivos, otro lugares donde es posible estudiar y hacer historia, son los museos, sobre todo en los de historia, arte, antropología y arqueología. La museología y la museografía, sobre todo cuando son interactivas son propicias para el aprendizaje, esto también depende de cómo el docente maneje las herramientas, pues “un docente creativo observa en el museo gran capacidad lúdica y reflexiva, considerándolo parte de su crítica y dinámica clase de historia” (Torres, 1999: 66), mientras que “si el docente es escéptico, (…) definirá al museo como cultura fosilizada, depósito de obras, lugar donde es obligatorio y no placentero ir” (Ídem).

Otras fuentes alternativas para la enseñanza de la historia se halla en la información que ofrecen los medios interactivos como la plataforma global del Internet y la telefonía celular, que son elementos usados por personas de todas las edades y con fines diversos, (conocer gente, opinar, vender, comprar, informar, desinformar, crear matrices de opinión, repetir, educar, etc.), pero con el único propósito de comunicar. Aunque sea necesario aprovechar sus ventajas e identificar sus peligros; en última instancia, vienen a ser la extensión del trabajo de aula fuera de ella. Estas consideraciones no promocionan la dependencia de las estrategias informáticas, se proponen mas bien vincularlas con la didáctica de la historia para canalizar el flujo de información que se maneja en los medios como fenómeno propio de nuestro tiempo histórico.

 

Referencia:

TORRES IRIARTE, A. (1999). “Ver para comprender: Sobre el museo en la enseñanza-aprendizaje de la

historia”. En: Tiempo y Espacio, Nro. 31-32, pp. 57-77.

 

Coordinación de Asesoría y enseñanza de la Historia



[1]  La diferencia entre los mapas antiguos y los históricos es que los primeros son aquellos diseñados en su propio tiempo histórico que aún existen como legado de alguna sociedad en particular, y los mapas históricos, son construcciones actuales de la historia sobre croquis o representaciones del espacio geográfico actual.

Av. Panteón, Foro Libertador, Edificio Archivo General de la Nación, PB. Código Postal 1010. Caracas-Venezuela.
Archivo General de la Nación “Francisco de Miranda”   Telfs.: (0058-212) 5095794

 

 

Roip Roip